Donde encontrar la mejor zona gay

El porno es uno de los temas principales de este blog. En este artículo vamos a hablar de los vídeos gays. Los vídeos porno gay vamos. Ya es sabido que en los últimos años se ha avivado el ferbor por la creación de website de la temática más antigua del mundo la pornografía, o eso creo yo.

El porno ya es una realidad y lo es para todo el mundo, especialmente para los gays.

Son muchas las webs de pornografía gay, pero hoy queremos nombrar aquellas más buenas o de más calidad.

  • Videos porno gay de la RED: En este tube se pueden encontrar una gran cantidad de categorías especializadas en la temática homosexual.
  • BlaBlaPorno Gay: Especializado en videos gays.
  • TetePorno Gay: Nadie sabe de videos  porno gay como TetePorno.

Y en resumen estas son las páginas gays más relevantes hoy en día. Seguiremos haciendo Reviews de páginas xxx en este blog, no dejes de leernos.

 

Donde encontrar peliculas y videos porno

Esto no es una pregunta filosofica pero por poco menos importante que ser o no ser. Hay platon si levantaras la cabeza y vieras todos los vídeos porno y películas porno que estamos hoy en día consimiendo.

Es un desfase viejo griego, ya que a un solo click tenemos a nuestras disposición recopilaciones de vídeos porno gratis. Aparte, los tenemos de todas las categorías, podemos ver a las mujeres follando que más nos guste. sin depender del color de piel, la edad o otros factores.

Peliculas Porno VS Videos Porno

Una de las mejores páginas de vídeos porno es BlaBlaPorno. En esta página podemos encontrar un sinfin de escenas xxx. Los mejores vídeos porno en esta web.

Para películas porno tenemos muchas más opciones… No en verdad no, tenemos pocas opciones de páginas x de calidad que no nos pidan el telefono para consumir la pornografia. Una de las mejores opciones es TetePorno, esta web hermana de la anterior es especialista en peliculas porno. 

Espero que con estas dos opciones tengas tiempo para dejar la filosofia y le puedas dar un poco. Piensa en Platon.

 

Relato en la piscina

Era un sábado por la noche del mes de julio y unos amigos habían montado una fiesta en una piscina comunitaria cerca de Olot. Yo, que estaba por allá de vacaciones me invitaron a ir. Cómo que me pareció algo divertido no dudé y acepté depués de ver la entrevista con la doctora amor, experta en porno.

descarga (86)

Cada uno tenía que traer algo para comer y, por supuesto, mucha bebida para poder pasar una noche divertida entre mis amigos y sus vecinos. Todos allá se conocían y, está claro, las chicas y mujeres tomaban el solo casi desnudas, con tangues de hilo y, siempre, haciendo topless dejando a la vista de todos los vecinos los maravillosos pechos que por allí circulaban. Después de cenar, poco a poco, la mayoría de vecinos fueron retirando hacia casa suya y, después de un par de horas de tertulia, sin darnos cuenta, nos habíamos quedado sólo 11 personas junto a la piscina: cuatro matrimonios, dos chicas de unos 30 años, que compartían piso, y yo.

Una chica, de nombre Pilar, estaba sentada junto a su marido. Yo me había fijado que ella, desde el principio de la cena, destacaba para ser una chica muy simpática y tenía un no sé qué sensual y provocativo en la mirada. Durante la cena intercambiamos varias miradas que yo no sabía muy bien como interpretar pero que, de alguna manera, me parecían de cierta insinuación. Todos habíamos bebido bastante y, debido a esto, la conversación se iba tirando cada vez más animada y los chistes e historias eran, cada vez, más verdes incluso hablaron de mamading
Eran las 3 de la noche y el nivel de alcohol seguía subiendo. Entonces, un vecino, mirando al grupo, dijo:
– Y por qué no nos bañamos?
Su proposición fue recibida con risas de más o menos aceptación. Hacía calor y no me pareció mala idea.
– De acuerdo – dijo uno de los hombres – Vamos a casa a buscar los banyadors y, en cinco minutos, todos aquí.
– No, no – dijo alguien otro – Todos en pelotas.
Aquella era la broma típica que nadie seguiría pero alguien dijo:
– Venga guapo, hazlo tú primero.
Y sin pensárselo dos veces se sacó la ropa, en medio de las risas de todos y todas, y se quedó en pelotas tirándose, a continuación, a la piscina. Entre las risas de todos alguien dijo:
– A ver quién es el siguiente.
Marc, que así se decía al chico, dirigiéndose a todos nos dijo:
– Venga, no seáis cortados – y mirando a su mujer le dijo – venga, métete conmigo, venga mujer.
Su mujer, probablemente debido de a los cubates que llevaba encima, llamó entre risas:
– Espérame amor mío, que ya vengo!
Y rápidamente se sacó la ropa y se echó junto a su marido. Aquello encendió la chispa que hizo que, con el alcohol acumulado, entre empujones y gritos, nos fuéramos sacando la ropa y echándonos a la piscina. Yo me desnudé y me eché al agua de los primeros y, desde dentro, vi a los demés desnudarse. No pude evitar mirar a a Pilar mientras se desnudaba y vi que ella también me miraba de reojo. No creo que le hiciera mucho vergüenza la situación, sino que se la veía pasándoselo bueno y, incluso, percibí que me dirigía una mirada sensual, un chico provocativa. Parecía que lo excitaba que la mirara y se sintiera deseada, como si de un vídeo porno se tratara.

Todos estábamos al agua jugando y bromeando cuando alguien sacó una pelota y propuso hacer un partido de waterpolo con unas porterías improvisadas. Nadie sabía cómo habíamos llegado a estar en aquella situación pero nos lo estábamos pasando teta. Pilar fue al equipo contrario del mío y, durante todo el juego, yo intentaba estar cerca suyo, no sabía muy bien por qué, pero me atraía de una forma especial. Su forma de mirarme no hacía más que provocarme un deseo de acercarme a ella y abrazarla. En un lanzamiento de juego hice un bot ante ella que hizo que mi pene quedara a la altura de sus pechos y, al caer, perdí el equilibrio cayendo encima de ella de una manera que no pude evitar abrazarla, con el qué pude sentir sus pechos enganchados a mi cuerpo. En aquel momento, y mientras caíamos los dos, la cogí por debajo el agua poniendo una de mis manos a su culo mientras mi pene, casi en erección, rozaba con su cuerpo. Cuando nos separamos vi que reía y vi que no sólo no le había hecho nada sino que parecía que, aquel contacto, le había sido placiente. Miré de reojo para #ver si su marido reaccionaba pero lo vi continuando jugando sin darse cuenta de nada, me miró de repente y me dijo que queria ver vídeos gays. Sigue leyendo Relato en la piscina